UB David + I'll B Jonathan, Inc.

bajo un acuerdo especial con


Esta lección está escrita por El Club del Buzón


presenta "Mejores Amigos serie 2"

 

UB David + I'll B Jonathan, Inc.

bajo un acuerdo especial con

El Club del Buzón

presenta

Mejores Amigos serie 2

Serie 2 Lección 11: Jesús quiere que yo tenga VICTORIA en Él

Jesús quiere que yo tenga VICTORIA en Él


Querido(a) amigo(a):

Después de convertirme en cristiano, hice un sorprendente descubrimiento. Descubrí que el pecado todavía está conmigo. Tengo un enemigo en mí llamado “la carne”. La carne es muy pecaminosa.

La “carne” no es mi propio cuerpo, sino la naturaleza pecaminosa que mora en mi cuerpo. ¡La carne es EL YO!

EL YO estaba en el trono

EL YO estaba en el trono

Antes de recibir a Cristo como mi Salvador, EL YO estaba en el trono de mi corazón. Vivía para mí mismo. Hacía lo que quería hacer. Vivía para complacerme. Cuando el Señor Jesús vino a vivir en mi corazón, ¡yo estaba tan feliz! Yo amaba al Señor y quería siempre complacerlo.

Pero pronto descubrí que El Yo estaba todavía conmigo. El Yo estaba todavía en mi corazón, y El Yo quería seguir gobernando. Cuando El Yo está en el trono de mi corazón, yo cometo muchos pecados. Los animales en la imagen representan varios pecados. Veamos cuáles son.

El Pecado del Orgullo

El pavo

¿Alguna vez has sido orgulloso? ¿Piensas, “Creo que soy mejor que aquella persona”? Este es el pecado del orgullo. Un pavo real representa este pecado. El pavo real es un ave muy orgullosa, siempre está pavoneándose y presumiendo.

El Pecado del Egoísmo

un cerdo

¿Alguna vez has sido egoísta? ¿Alguna vez has dicho, “¡Eso es mío! ¡No te lo presto!”? ¿Quieres lo mejor y más grande para ti? Usaremos un cerdo para representar el pecado del egoísmo.

El Pecado del Hablar Mal

rana fea

¿Alguna vez dices cosas malas o hablas feo? ¿Dices o escuchas historias sucias? ¿Dices chismes o cosas malas acerca de otras personas? Usaremos esta rana fea para representar el pecado de hablar mal.

El Pecado de la Queja

tortuga

¿Alguna vez protestas o te quejas cuando te piden que hagas un cierto trabajo? ¿Protestas, te quejas, lo dejas para ultimo o lo haces muy despacio? Esta lenta tortuga representa el pecado de la queja.

El Pecado del Enojo

tigre

¿Alguna vez te has enojado con alguien y quieres herirlo? ¿Quieres “hacerles pagar” a aquellos que te han herido? ¿Alguna vez pierdes la paciencia y dices a otras cosas crueles y llenas de odio? Usaremos este tigre para representar el pecado del enojo.

El Pecado de la Rebeldía

cabra

¿Alguna vez te metes en problemas porque haces cosas que sabes que no debes hacer? Quizás tus padres y maestros te piden que no hagas algo, pero tú lo haces de todas formas. Este es el pecado de la rebeldía. Usaremos una cabra para representar este pecado.

El Pecado de la Mentira

serpiente

¿Dices mentiras? Jesús dijo que Satanás es “el padre de las mentiras”. Esto quiere decir que todas las mentiras vienen de Él. Cuando decimos una mentira, estamos actuando como Satanás. Satanás uso una serpiente para engañar a Eva. El usa mentiras para lograr que hagamos cosas malas. Dios dice que odia los labios mentirosos. Usaremos esta serpiente para representar el pecado de decir mentiras.

¡EL YO es mi enemigo! Si le permito a EL YO que se siente en el trono de mi corazón, estaré viviendo una vida para EL YO, y allí habría todo tipo de pecados feos en mi vida. Un hijo de Dios nunca puede ser feliz viviendo una vida para EL YO.

EL YO es enemigo de Dios

EL YO no es simplemente mi enemigo, sino que es enemigo de Dios también. EL YO odia a Dios. EL YO nunca obedece a Dios. Debido a que el pecaminoso EL YO odia tanto a Dios, Él lo crucifico con Cristo. La Biblia dice, “Sabiendo esto, que nuestro viejo hombre [mi viejo EL YO] fue crucificado juntamente con él…” (Romanos 6:6)

¿Qué quiere Dios que haga? Dios quiere que me ponga de acuerdo con El en que EL YO debe ser puesto en la cruz y dejado allí.

Aunque EL YO esta aun conmigo, no debo dejar que me gobierne. El Señor Jesús venció a todos nuestros enemigos por nosotros, y Él nos da la victoria sobre ellos. La Biblia dice, “Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”. (1 Corintios 15:57)

Si elijo hacer a Cristo el Rey en mi vida, entonces Cristo está en el trono de mi corazón, y EL YO está en la cruz. ¡Este es el principio de una vida feliz!

¿Cómo es la 'Vida en Cristo'?

Cuando Cristo está en el trono de mi vida

La “Vida en Cristo” es Cristo viviendo Su vida en mí. Cuando Cristo está en el trono de mi corazón, Él puede vivir su vida en mí. Yo por mi mismo no puedo amar a otros, pero Cristo si puede.

Yo, por mí mismo no tengo paciencia con otros, pero Cristo si la tiene. Por mí mismo, no puedo ser amable y gentil, pero Cristo si puede. Yo mismo quiero ser egoísta, pero Cristo no es egoísta.

Cuando Cristo está en el trono de mi vida y EL YO está en la cruz, la gente ve la hermosa vida de Cristo en vez de la fea vida de EL YO. La Biblia dice, “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza…” (Gálatas 5:22,23)

¿Cuál vida elijo?

La pregunta que cada creyente debe responderse es esta: ¿Cual vida elijo—la vida de EL YO o la vida en Cristo?

¿Cómo elijo la vida en Cristo? Elijo la vida en Cristo haciendo 3 cosas:

1

Haciendo a Cristo Rey en mi Vida.

Jesucristo es mi Señor. Su lugar correcto ese en el trono de mi Corazón. Yo elijo amarlo y obedecerlo a Él, no a EL YO.

2

Diciendo “No” a EL YO diariamente.

Día a día debo elegir decir “No” a EL YO.

3

Permitiendo al Señor Jesús vivir Su vida en mí.

Yo digo, “Señor Jesús, Eres mi Victoria. Quiero que vivas Tu vida en mí”.

Dios quiere que otros vean a Cristo en mí, no a EL YO. Supongamos que alguien me dice algo grosero. Si me enojo y les respondo algo grosero a ellos, ¡ellos verán a EL YO!

Pero supongamos que digo, “Señor Jesús, por favor encárgate de esto por mí”. Sonrío y les digo una palabra amable a ellos. ¿A quién ven ellos ahora? Ven a Cristo en mí. Esto es lo que Dios quiere. ¡Esto trae gozo a Su corazón!

A través de Cristo podemos tener victoria sobre este enemigo, EL YO. El apóstol Pablo dijo, “Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”. (1 Corintios 15:57)

3 Grandes Verdades

1

Tengo un enemigo que vive dentro de miEL YO. Si permito que EL YO esté en el trono de mi corazón, cometeré muchos pecados.

2

Dios me regalo a Cristo, para vivir en mí, para yo poder vivir la “Vida en Cristo” en lugar de la vida de EL YO.

3

Dios quiere que la gente vea a Cristo en mí, y no a EL YO. Yo vivo la “Vida en Cristo” contando con que Cristo viva Su vida en mí.

1 Corintios 15:57

Oración


Esteban y María

La historia hasta ahora:

Anny le pidió a Jesús que fuera su Salvador. En la sesión de la mañana, Susana está recitando el versículo del campamento, pero de repente se detiene.

Capítulo 11:
El Accidente de Enrique

Justo cuando Sr. Martínez comienza a decirle a Susana que se siente, ella recuerda las palabras y termina el versículo apurada.

“Bien por ti”, dijo el Sr. Martínez. Mientras Susana se sentaba con un suspiro de alivio, María le susurra, “Ore por ti”. Susana le sonrió a su amiga.

Luego de la sesión de la mañana, todos los varones se fueron a su caminata por el bosque, mientras las niñas practicaban para el evento deportivo final que tendría lugar el próximo día.

María no había visto a Rebeca Ortiz mucho durante la semana, pero por alguna razón ella se paró justo a su lado cuando empezaba una de las carreras. Cuando sonó el silbato, todas las niñas empezaron a correr.

Linda la hizo tropezar

Cuando María sobrepasó a Linda, Linda la hizo tropezar. María se cayó, raspando su rodilla.

Ella sintió lágrimas de enojo que llenaban sus ojos cuando de repente el versículo del campamento llego a su mente: Que puedas vivir como es digno del Señor y le puedas complacer en todo.

María se levantó y continúo corriendo. Ella vio a Rebeca sonreírle mientras cruzaba la meta en último lugar. María se vio tentada a decirle algo a Rebeca, pero en vez de eso, miró para otro lado.

Susana vino para consolar a María y dijo, “¡Yo lo vi todo! Eso estuvo muy mal de parte de Rebeca. Ella necesita pedirle a Jesús que sea su Salvador”.

María contesto despacio, “Estoy pidiéndole al Señor Jesús que me ayude a perdonar a Rebeca y no ser mala con ella, como ella fue conmigo. Quiero que ella vea a Jesús en mí”.

Justo allí Esteban y Alejandro vinieron corriendo hacia ellas. Ellos estaban locos de la emoción. “¡Oh chicas, debemos contarles acerca de nuestra emocionante caminata de esta tarde!”, exclamo Esteban.

“¿Que paso?”, ambas niñas preguntaron.

Los niños se turnaron contándole a María y Susana lo que había sucedido. El Sr. Francisco y los consejeros habían llevado a todos los varones a una caminata. Enrique y su amigo Roberto estaban molestando a Esteban y a Alejandro. Cuando ellos no se enojaron, Enrique y Roberto empezaron a quedarse rezagados. De repente se adentraron en el bosque.

Al principio, todos pensaron que ellos se estaban haciéndose los listos y que se reunirían con ellos más tarde. Pero, cuando no regresaron al camino, les informaron a los consejeros.

El Sr. Francisco dio por terminada la caminata y llevo a todos los varones al campamento. El Sr. Daniel se llevó a Esteban y a Alejandro con él para buscar a Enrique y a Roberto. Pronto encontraron a Enrique.

El estaba con rasguños y sucio por una pelea con Roberto, quien no aparecía por ningún lado.

Enrique les dijo que estaba harto de las cosas que Roberto estaba haciendo y que estaba avergonzado de su participación en ellas. Cuando Enrique le dijo esto a Roberto, él se enojó y comenzó a golpear a Enrique. De repente, Roberto empujó a Enrique de espaldas y cayó en un panal de avispas.

“¡Oh, que terrible!”, exclamo María. “¿Tenía muchas picaduras?”

Él se sentía tan mal

“Oh, sí, tenía muchas”, dijo Alejandro. “Su cara y sus manos estaban hinchadas por todos lados. Él se sentía tan mal, casi no podía caminar. El Sr. Daniel nos pidió llevar a Enrique a la enfermería del campamento, y se fue a buscar a Roberto”.

Esteban continúo emocionado, “Estábamos felices de ayudar a Enrique. De regreso al campamento, Enrique nos dijo que estaba muy arrepentido por las cosas malas que había hecho en el campamento. El admitió que fue él quien tomo el dinero de Bobby y también quien rompió mi billetera.

“Pero, hay algo aún mejor”, Esteban continúo emocionado. “Enrique me pregunto si lo perdonaba y, por supuesto, lo hice.

“Luego nos preguntó a Alejandro y a mi si Jesús lo perdonaría. Le dijimos a Enrique que eso es lo que Jesús hace. El perdona a todos los que piden Su perdón.

“Así que allí mismo en el camino, Enrique nos pidió que orásemos con él. Él le dijo a Jesús que estaba muy arrepentido por todas las cosas malas que había hecho en el campamento. Luego le pidió a Jesús que lo perdonara y fuera su Salvador.

“Inmediatamente después el empezó a reírse cuando nos dijo que le dolía mucho por fuera, pero que se sentía muy bien por dentro. ¡Ahora tengo un verdadero compañero de campamento!”

“¡Wow!”, dijo María. “Dios ha estado muy ocupado en el campamento esta semana. Él contestó otra oración. Espero que puedan encontrar pronto a Roberto. El necesita a Jesús también”.

A la mañana siguiente el campamento estaba lleno de ruido y emoción. Era el último día de campamento.

Muchos de los padres estarían viniendo para las actividades finales y el programa de clausura. Algunos regresarían a casa con sus padres. El resto de los campistas se irían en el autobús la mañana siguiente.

María y Susana se dirigieron a la cabaña 8 para reunirse con sus compañeras. Encontraron a Anny empacando su maleta. “Tengo todo listo para marcharme”, dijo Anny.

“No puedo esperar contarles a los niños del vecindario sobre Jesús y todas las cosas que aprendí acerca de Él esta semana. Amo el campamento”.

Sara se acercó. “Mis padres vienen esta tarde”, dijo suavemente. “¿Te gustaría conocerlos, María?”

“¡Oh, sí!”, María contesto con entusiasmo. María le sonrió a Sara quien se había convertido en tan buena amiga. Pensó acerca de lo mucho que Sara había cambiado esta semana y cuan linda y limpia se veía hoy. Ella estaba tan feliz por Sara.

Más adelante en la mañana, las niñas encontraron cuatro asientos juntos en el salón principal. Vieron a Esteban, Alejandro y Enrique sentados juntos. Todos se calmaron cuando el Sr. Martínez empezó a hablar.


¿Que pasara en el último día de campamento?

¡No te pierdas el ultimo emocionante capítulo!


Página de Preguntas

^arriba

Real Time Web Analytics