EL SECRETO DEL CRISTIANO PARA UNA VIDA FELIZ

El Secreto del Cristiano para Una Vida Feliz

La aflicción es una parte de la vida. La Biblia dice: El hombre nace para la aflicción (Job 5:7). A veces los cristianos esperan que Dios los proteja de los problemas y de las desgracias, pero Dios nunca ha prometido hacer éso. Tanto los cristianos como las personas no salvas experimentan pruebas, problemas y sufrimientos.

La manera en que enfrentamos las pruebas de la vida, depende de la forma en que interiormente veamos y creamos las cosas. Si vemos todo desde un punto de vista netamente humano, nos sentimos desalentados y derrotados. Si miramos las cosas desde el punto de vista de Dios, reconociendo Su carácter maravilloso y viendo Su mano en todas las circunstancias, conoceremos la paz, el gozo y la felicidad. En esta lección aprenderemos el secreto del cristiano para una vida feliz.

Algunas Cosas que Debemos Saber

Antes de considerar los pasos que nos llevarán a una vida cristiana feliz, hay algunas cosas que debemos saber:

1Debemos saber qué es lo que podemos esperar en esta vida.

La aflicción es una parte de esta vida.

Hay una enseñanza falsa circulando entre el pueblo de Dios que dice más o menos lo siguiente: “Hazte un seguidor de Jesucristo y todos tus problemas terminarán. Dios te guardará de enfermedades y te dará éxito con sólo creer la teología correcta y reclamar las promesas de Dios”.

En ninguna parte de la Biblia promete Dios ésto. Jesús dijo: En el mundo tendréis aflicción (Juan 16:33). La aflicción es parte de esta vida. Nadie se escapa de ella. La Biblia dice: El hombre nacido de mujer, Corto de días, y hastiado de sinsabores (Job 14:1). Los cristianos debemos esperar pruebas y sufrimientos. La Biblia dice:

“Todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución”
(2 Timoteo 3:12).

Nuevamente la Biblia dice que

Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios
(Hechos 14:22).

2Debemos saber que Dios nos ama y sólo desea lo mejor para nosotros.

La Biblia dice que Dios nos ama como ama a Su propio Hijo. Porque nos ama tanto, Dios desea sólo lo mejor para nosotros. Siempre busca nuestro mayor bien, aún cuando nosotros nos conformaríamos gustosamente con menos. Cuando David pensó en lo mucho que Dios lo amaba y cómo Dios estaba siempre pensando en él, exclamó:

¡Cuán preciosos me son, oh Dios, tus pensamientos! ¡Cuán grande es la suma de ellos! (Salmo 139:17).

3Debemos saber la meta que Dios tiene para nosotros en esta vida.

Para comprender lo que Dios está haciendo con nosotros, debemos saber cuál es Su meta para nuestra vida. Su meta no es sólo hacernos felices y prósperos, sino la meta de Dios para nosotros es ésta: conformarnos a la imagen de Su Hijo. La Biblia dice:

Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos (Romanos 8:29).

¿Cómo nos va conformando Dios a la imagen de Su Hijo? Lo hace a través de nuestras circunstancias y de la disciplina del Espíritu Santo. Ésto involucra pruebas, aflicciones y sufrimiento. Por lo tanto, debemos contar con tales cosas puesto que son una parte necesaria del trato de Dios para hacernos semejantes a Cristo.

Los Pasos Hacia una Vida Feliz

Para disfrutar de la vida cristiana y recibir todo lo que Dios tiene para nosotros, hay ciertos pasos concretos que debemos dar:

1Debemos creer que Dios es soberano.

Él tiene todo el poder en el Cielo y en la tierra.

Cuando decimos que Dios es soberano, queremos decir que Él impera sobre todas las cosas en este mundo y en el universo entero. Él tiene todo el poder en el Cielo y en la tierra. No existe nada que pueda estorbar o evitar que Dios haga lo que se ha propuesto hacer. La Biblia dice:

Él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga Su mano, y le diga: ¿Qué haces? (Daniel 4:35).

En todas partes y en todo tiempo, Dios rige Su creación y ejerce Su soberanía. La Biblia dice:

Todo lo que Jehová quiere, lo hace, En los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos (Salmo 135:6).

La Biblia dice que todas las cosas son para servir a Dios. Esto significa que todas las cosas le sirven a Dios para realizar Sus propósitos. Tenemos la tendencia a pensar que sólo las personas y las cosas buenas sirven a Dios. Pero la Palabra de Dios nos dice que todas las cosas, sean buenas o malas, son para servir a Dios y por lo tanto, tienen que hacer Su voluntad.

En el Salmo 119, David dice que casi fue destruido por los soberbios que han “cavado hoyos” para él y lo “persiguen sin causa”. No obstante, frente a todas estas pruebas y sufrimientos, él declaró la fidelidad de Dios y dijo que todas las cosas están para servir a Dios. David escribió:

Para siempre, oh Jehová, Permanece tu palabra en los cielos. De generación en generación es tu fidelidad; Tú afirmaste la tierra, y subsiste. Por tu ordenación subsisten todas las cosas hasta hoy, Pues todas ellas te sirven (Salmo 119:89–91).

David se dio cuenta de esta gran verdad: todas las cosas son para servir a Dios y por lo tanto, tienen que hacer Su voluntad. Aún las cosas feroces y crueles de la naturaleza le sirven y dan cumplimiento a Su Palabra. La Biblia dice:

Alabad a Jehová desde la tierra, Los monstruos marinos y todos los abismos; El fuego y el granizo, la nieve y el vapor, El viento de tempestad que ejecuta Su palabra (Salmo 148:7–8).

Todas las cosas son para servir a Dios. Ésto es cierto, no sólo para las cosas de la naturaleza, sino también para los hombres, naciones y reyes. Todo está bajo Su control. La Biblia dice:

Así está el corazón del rey en la mano de Jehová; A todo lo que quiere lo inclina (Proverbios 21:1).

Aun Satanás y aquéllos que le sirven son usados por Dios para cumplir Su voluntad. Fue Satanás el que maquinó la muerte del Señor Jesús y puso en el corazón de Judas el deseo de traicionar a Jesús. Y fue Satanás el que instigó a las multitudes para pedir Su muerte. Pero este mismo Satanás y sus seguidores perversos fueron usados por Dios como “siervos” para efectuar Su plan perfecto para la salvación eterna de los hombres.

2Debemos creer que Dios es bueno.

Cuando nos llegan las pruebas y las dificultades, Satanás trata de poner malos pensamientos en nuestras mentes. Él nos sugiere cosas como ésta: “Dios no te ama en realidad. ¿Cómo podría un Dios bueno permitir que ésto te suceda?”

Si aceptamos los malos pensamientos de Satanás, éstos nos hundirán en la melancolía y en la depresión. El remedio para los pensamientos malos son los pensamientos buenos. La Palabra de Dios nos dice que Dios es bueno. Esto es verdad a pesar de nuestras circunstancias. La Biblia dice:

Alabad a Jehová, porque Él es bueno; Porque para siempre es su misericordia
(Salmo 106:1).

El Señor L.E. Maxwell, fundador del Instituto Bíblico de Prairie, dijo: “Cuando podemos creer que Dios es bueno, al haber permitido que nos sorprenda alguna prueba, entonces nuestra fe puede creer que Dios es grande, y completamente capaz de liberarnos”.

No había nada diferente en cuanto a sus dos hermanos y a la hermana que lo precedieron, pero Carlos Rentz nació con sus dos brazos terminando en muñones y sin piernas más allá de las rodillas. Él nació durante la época de Navidad, y para esta familia cristiana se transformó en un período de oración para pedir la dirección de Dios en cuanto a este niño.

Tan pronto los padres de Carlos se dieron cuenta de que su bebé era inteligente, resolvieron tratarlo tal como a sus otros hijos en todo lo que fuera posible. Su familia, sus amigos y sus maestros nunca le permitieron sentir o actuar en forma diferente a los demás. Lo aceptaron en iguales términos y le enseñaron que una persona sabia nunca pone en duda la voluntad de Dios.

Carlos aprendió pronto que todos tenemos algún desafío que enfrentar; tal vez no como el de tener que funcionar sin manos y sin pies, pero sí, en hacer lo mejor posible para vivir y servir a Dios con los dones que Dios se complace en darnos. Aprendió a escribir poniendo el lápiz o la pluma entre sus muñones acojinados y a moverlos con sus hombros. A pesar de que no tenía recursos para una educación universitaria, Carlos aprendió todo lo que pudo. Más que todo, aprendió a amar y a confiar en Dios.

“Mi vida entera está fundada en la fe en mi Creador, Quien me ha dotado de tantas bendiciones”. —Carlos Rentz

Hoy, Carlos puede llevar a cabo cualquier maniobra física necesaria para su vida diaria. Maneja su propio auto, se mueve confiadamente subiendo y bajando escaleras con sus muletas, da vueltas por su oficina en una silla de oficinista común y corriente. Puede usar el teléfono, escribir a máquina, usar una máquina sumadora y tocar acordes en el piano. Puede vestirse solo, hasta el último detalle excepto abotonarse el primer botón de su camisa. Se pone incluso la corbata. Cuando alguna máquina de su casa u oficina se descompone, generalmente puede repararla él mismo. Todo esto es muy notable si recordamos que Carlos no tiene manos ni pies.

El señor Rentz ha trabajado como empleado en una gasolinera, como vendedor de automóviles, agente de seguros y como un muy capaz oficial de secretaría del tribunal de su municipio. Tiene una hermosa casa y una familia devota. Su esposa dice: “La parte de mi vida que más me complace ha sido la que he vivido con Carlos”.

¿Cómo se transformó este hombre en “un ejemplo clásico del valor”? Carlos mismo nos revela el secreto: “Mi vida entera está fundada en la fe en mi Creador, Quien me ha dotado de tantas bendiciones”.

3Debemos creer que la voluntad de Dios es perfecta.

Sólo vemos el “lado terrenal” de lo que hace Dios.

Hay muchos misterios en la vida que no podemos explicar. Los cristianos sufren las mismas tragedias y penas que otras personas. Hay muchas cosas que son muy difíciles de entender porque las estamos mirando desde el punto de vista terrenal y no desde el punto de vista de Dios. Pero Dios no se equivoca. No importa cómo puedan verse las cosas en este mundo perverso, todo lo que hace Dios es perfecto. Su plan no puede mejorarse. La Biblia dice:

En cuanto a Dios, perfecto es su camino
(Salmo 18:30).

Se cuenta la historia de un hombre que hizo un reloj y le mostró sólo la parte de atrás a un amigo que jamás había visto un reloj.

El fabricante abrió la parte de atrás y le preguntó a su amigo qué opinaba de la persona que lo había hecho

El fabricante abrió la parte de atrás y le preguntó a su amigo qué opinaba de la persona que lo había hecho.

Entonces el fabricante le mostró a su amigo la parte delantera del reloj y le preguntó qué pensaba ahora de la persona que lo había hecho

El hombre vio algunas ruedas, otras rueditas más pequeñas; algunas giraban hacia un lado y otras hacia otro, algunas ruedas caminaban lentamente y otras más rápidamente. Viendo todo ésto que le parecía muy confuso, le contestó: “Pienso que el hombre que hizo ésto estaba loco”.

Entonces el fabricante le mostró a su amigo la parte delantera del reloj y le preguntó qué pensaba ahora de la persona que lo había hecho. El hombre vio las dos manecillas del reloj moviéndose con precisión, cada una en su círculo correspondiente y ambas dando perfectamente la hora del día, y replicó: “Pienso que el que hizo esto es la persona más sabia que ha vivido”. (1)

Esta historia nos ayuda a comprender una gran verdad respecto a la vida. Estamos aquí en la tierra y vemos sólo el “lado terrenal” de lo que hace Dios, y así dejamos de ver Su diseño y plan perfectos para nuestra vida. Las “ruedas” van cada una por su lado y a veces parecen no tener ni diseño ni propósito. Pero, algún día, veremos el “lado celestial” de todo lo que hace Dios. Veremos su diseño perfecto y su plan para nuestra vida, y diremos: “Señor, te alabo y te doy gracias. Tú senda es a la verdad perfecta”.

4Debemos entregar nuestra voluntad a Dios.

Hay algo dentro de nosotros, detrás de nuestros sentimientos y deseos, que decide todo y controla todo. ¿Qué es? Es nuestra voluntad.

La voluntad, que en la Biblia a veces se llama el “corazón”, es la fortaleza de todo nuestro ser. Ni los sentimientos ni nuestros deseos determinan lo que hacemos. Es nuestra voluntad. Para que Dios pueda llegar a tener control completo sobre nosotros, Él tiene que poseer nuestra voluntad. En Proverbios 23:26, Dios dice: Dame, hijo mío, tu corazón. Él está pidiendo que le rindamos la voluntad. No está pidiendo ni los sentimientos ni los deseos. Él quiere nuestra voluntad.

Aunque la voluntad de Dios para nosotros es a la verdad perfecta, Él no nos impone Su voluntad. Dios nunca nos quita el libre albedrío. Si no le rendimos la voluntad, puede ser que pasemos por alto Su plan perfecto para nuestra vida.

¿Qué significa rendir nuestra voluntad a Dios? Significa desear lo que Dios desea, en todo y en todo tiempo. El hacer esto permite que Dios desarrolle Su plan perfecto en nuestra vida. Un gran santo de Dios oró: “Nuestras voluntades son nuestras para hacerlas Tuyas”.

5Debemos creer que todas las cosas ayudan a bien a aquellos que aman a Dios.

Nada de lo que ocurre en la vida de un cristiano es por casualidad. Todo lo que nos sucede es ordenado o permitido por Dios y todas las cosas que nos sobrevienen obran juntas para nuestro eterno bien. La Biblia dice:

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados (Romanos 8:28).

La razón porque todas las cosas ayudan a bien a los que aman a Dios, es porque Dios es soberano. Todas las cosas son para servirle a Dios y Él las hace servir también a Sus hijos que lo aman. Tal vez no vemos cómo todas las cosas son para nuestro eterno bien, pero sí podemos saberlo porque lo dice Dios.

6Debemos recibir todo de la mano de Dios.

Para un hijo de Dios que confía en Él, todo proviene de la mano de su Padre, no importa el medio por el cual le llegue.

Tal vez tú dirás: “Puedo aceptar algo si sé que ha venido de Dios, pero no puedo aceptar las cosas que me han sobrevenido como resultado del error de otra persona, o de su maldad o pecado. ¿Qué de estas cosas?”

Sabemos que Dios no puede ser el autor de tales cosas como la crueldad o el pecado; pero la Biblia enseña que nada puede tocar a un hijo de Dios a menos que Dios lo desee o lo permita. Y si Dios lo desea o lo permite, lo hace porque sabe que finalmente será una bendición para aquel hijo.

Todo lo que Dios permite que nos suceda, será para nuestro bien a la hora que nos alcance.

La Biblia dice que nuestra vida está “escondida con Cristo en Dios”. Estamos rodeados de la presencia misma de Dios. Nada nos puede suceder o tocar a menos que Dios lo permita; y si Él permite que algo nos suceda, es porque sabe que es para nuestro bien. Puede haber provenido de hombres malos que intentaron hacernos mal, pero si Dios lo ha permitido, entonces a la hora que nos alcance será una bendición para nosotros.

Veamos por ejemplo, a José. ¡Qué terrible lo que le hicieron sus hermanos cuando odiándolo, lo vendieron como esclavo! Sin duda éste fue un gran pecado, y sus hermanos sólo le deseaban mal. Pero Dios lo permitió y cuando alcanzó a José, se había convertido en la voluntad de Dios para él. Se transformó en la bendición más grande de toda su vida, aunque él no lo vio así en ese momento. A su tiempo, José vio la mano de bendición de Dios en todo el asunto y dijo a sus hermanos:

Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien (Génesis 50:20).

7Debemos ser agradecidos.

En todo Su trato para con nosotros, Dios nos está enseñando a confiar en Él. La prueba de que estamos confiando en Dios en todas las circunstancias, es nuestro agradecimiento. La Biblia dice:

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con nosotros en Cristo Jesús (1 Tesalonicenses 5:18).

El Secreto del Cristiano para una Vida Felize

¿Cuál es el secreto de los cristianos para una vida feliz? En pocas palabras es éste: ver a Dios en todas las circunstancias.

Caminar por fe significa mirar más allá de las circunstancias y ver la mano de Dios obrando tras cada una de ellas

Siempre en esta vida nos enfrentamos con dos elecciones. Podemos escoger el “caminar por vista” o podemos escoger el “caminar por fe”. Caminar por vista significa mirar a nuestras circunstancias y vivir según lo que vemos. Caminar por fe significa mirar más allá de las circunstancias y ver la mano de Dios obrando tras cada una de ellas.

Ilustraremos lo que queremos decir. Suponte que estás sentado en una casa con una ventana que se abre a una vista maravillosa de las montañas. Hay dos cosas que puedes hacer. Puedes mirar hacia la ventana y dejar que tu mirada se detenga en el vidrio mismo con todas sus fallas e imperfecciones, o puedes dejar que tu mirada pase a través del vidrio para contemplar la hermosura de la creación de Dios que hay más allá.

En cuanto a nosotros, cuando escogemos “andar por vista”, vemos sólo las circunstancias; pero cuando escogemos “andar por fe”, vemos más allá de las circunstancias y descubrimos a Dios obrando a nuestro favor.

La fe no es un sentimiento o emoción. Fe es mi elección voluntaria de creer lo que Dios dice en Su Palabra.

Por fe puedes creer que Dios está en cada circunstancia que te ocurre. Por fe puedes creer que Su voluntad es buena y perfecta y lo mejor para ti, no importa como se aparentan las cosas. Por fe tú puedes creer que todas las cosas están para servirle a Dios. Por fe puedes agradecerle a Él por todo lo que te suceda. Por fe puedes decir: “Yo SÉ que todas las cosas me ayudan para mi eterno bien”. Watchman Nee, un autor chino quien sufrió mucho por su fe, expresó estos pensamientos:

Llegamos a darnos cuenta de que todo el universo, en realidad está en Sus manos. Antes era difícil aceptar la idea de que las cosas en el mundo no podían moverse contra Su voluntad, pero ahora sabemos que todo elemento en el universo, sea humano o sobrenatural, está bajo Su cuidadosa vigilancia y mando experto. Reconocemos que todas las cosas nos sobrevienen o por una orden Suya o con Su permiso.

El alma que se pone bajo la autoridad de Dios, es un alma tranquila. En otro tiempo planificábamos diligentemente pero hoy confiamos tranquilamente en el Señor. En otro tiempo teníamos muchas ideas, planes y ambiciones propios; ahora juzgamos que la voluntad de Dios es mejor y descansamos en Él.(3) Bien lo ha hecho todo (San Marcos 7:37).

El secreto de una vida feliz es ver a Dios en todas las circunstancias.