Amor, Noviazgo y Matrimonio

Lección 12: Eligiendo Sabiamente

Aparte de tu decisión acerca de recibir a Jesucristo como tu Salvador, la decisión más importante que puedes tomar es escoger quién va a ser tu cónyuge.

Algunas personas toman la decisión de no casarse, y sin duda esa es una decisión aceptable, pero la mayoría de las personas decide casarse.

Casarse es fácil. Pero tener un matrimonio feliz de éxito no es fácil. No es cosa de buena suerte. Hay algunas cosas específicas que puedes hacer para mejorar grandemente tus posibilidades de un matrimonio feliz. A continuación hay cinco cosas:

1. Comprende cómo es el matrimonio bíblico.

2. Sé la persona correcta.

3. Confía en Dios para que El te dé el cónyuge correcto.

4. Elige sabiamente.

5. Busca la bendición de Dios en tu compromiso matrimonial.

Consideremos estas cosas.

1

Comprende cómo es el matrimonio bíblico

El matrimonio es uno de los eventos más importantes en la vida de cualquier persona. Es el principio de toda una nueva vida al unir las vidas de dos personas en una.

El matrimonio es uno de los eventos más importantes en la vida de cualquier persona.

El matrimonio es un compromiso para toda la vida. Es una cosa seria para un hombre y una mujer solemnemente prometer delante de Dios y de sus familias y amigos que se amarán y se cuidarán hasta que la muerte los separe. Dios toma esas promesas seriamente. Dios dice: Cuando haces una promesa, debes cumplirla. (Lee Eclesiastés 5:5.) Dios no se complace en los que hacen promesas y no las cumplen. Esto incluye los votos matrimoniales. En Su Palabra, Dios dice que "aborrece" el divorcio (repudio). (Lee Malaquías 2:16.)

Puedes dar un gran paso hacia un matrimonio de éxito si tú y tu novio concuerdan que el matrimonio es para toda la vida y el divorcio no es opción para ustedes. Jesús dijo:

"Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre".
Mateo 19:6

Habrá problemas en cualquier matrimonio, pero existe una gran ventaja cuando tanto el esposo como la esposa saben que están comprometidos el uno al otro para toda la vida. Provee seguridad y libertad para poder resolver sus problemas sin la amenaza de un divorcio. La palabra "divorcio" NUNCA se debe utilizar como arma en una discusión.

2

Sé la persona correcta

Muchos jóvenes pasan bastante tiempo preguntándose si encontrarán a la persona perfecta con quién casarse. Esto, sin duda, es importante. Pero se necesitan dos personas "correctas" para formar un matrimonio feliz.

Es tan importante que tú llegues a ser la persona correcta como encontrar a la persona correcta. A continuación hay unas cosas que tú puedes hacer para prepararte a ti mismo para el matrimonio:

  • Establece una relación personal con Dios.

Cuando llegues a ser cristiano, el Espíritu Santo de Dios entrará para morar en ti.

Si tú no eres cristiano, lo más importante que puedes hacer para prepararte para el matrimonio es establecer una relación personal con Dios a través de Jesucristo. Cuando llegues a ser cristiano, el Espíritu Santo de Dios entrará para morar en ti. La Biblia dice:

"El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza [auto-control]…" (Gálatas 5:22,23).

Estas son las cualidades que hacen que un hogar sea como un paraíso aquí en la tierra.

Quizás ya seas cristiano, pero ¿tienes una relación diaria, personal con Cristo? ¿Lees la Palabra de Dios cada día? ¿Estás creciendo en las cosas del Señor? ¿Eres fiel en tu iglesia local?

Si amas de verdad al Señor y te deleitas en El, El te dará los deseos de tu corazón. La Biblia dice:

"Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón". Salmo 37:4

  • Aprende a tener amor que no es egoísta.

Un gran factor en aprender a ser una persona apta para el matrimonio es aprender a tener amor no egoísta. Cómo hemos dicho, Dios nos ha dado nuestro hogar como el mejor lugar en donde aprender esta clase de amor. Quizás tú piensas que los miembros de tu familia son difíciles de soportar, pero este es precisamente el lugar donde tú puedes aprender a tener amor sacrificial que no es egoísta, y que es muy necesario para un hogar feliz. Así que empieza ahora mismo dándole gracias al Señor por ponerte en el hogar donde estás.

  • Aprende a ser feliz como persona soltera.

Si no aprendes a ser feliz siendo soltero, no serás feliz siendo casado.

Es natural y normal para una persona joven anhelar un cónyuge, pero necesitas aprender a ser feliz y satisfecho siendo soltero. Cada joven necesita comprender que el matrimonio NO es la respuesta para la soledad del soltero. Si no aprendes a ser feliz siendo soltero, no serás feliz siendo casado.

Millones de personas casadas siguen sintiéndose solas e insatisfechas. Buscaron amor y satisfacción en otra persona, y se llevaron una desilusión.

Dios desea que tú aprendas a ser feliz y satisfecho siendo soltero. Apresurarte al matrimonio con la persona equivocada porque sientes pánico de quedarte soltero el resto de tu vida es uno de los errores más trágicos que puedes cometer.

El secreto de ser feliz y satisfecho es conocer el amor de Dios. Su amor te puede satisfacer completamente. Pon tu amor en El. Amale con todo tu corazón. Lee el Salmo 91, especialmente los últimos tres versículos para ver lo que Dios ha prometido para la persona que le ama.

3

Confía en Dios para que El te dé el cónyuge correcto

Si tú eres cristiano, Dios se interesa mucho más que tú en tu pareja. En Su Palabra, ¡Dios dice que los mismos cabellos de tu cabeza los ha contado! Si Dios se interesa tanto en ti que está al tanto del número exacto de cabellos en tu cabeza, puedes estar seguro de que se interesa en la persona con quien te vas a casar.

El matrimonio es un asunto muy serio

El matrimonio es un asunto muy serio—es un compromiso para toda la vida. Dios sabe qué tan importante es el matrimonio. El sabe que casarte con la persona equivocada puede arruinar tu vida.

Si es la voluntad de Dios que tú te cases, Dios tiene la persona correcta para ti. Pero por favor nota esto: Dios no hace que automáticamente te cases con la persona correcta.

Un cristiano se puede encaprichar con la persona equivocada, al igual que cualquier otra persona. Muchas veces como el cristiano desea casarse con esa persona, puede ver muchas "señales" maravillosas que indican que Dios los está guiando al matrimonio. ¡Se le olvida que Satanás es un gran cupido! A Satanás le gusta arreglar las circunstancias de tal manera que un cristiano se case con la persona equivocada.

El doctor James Dobson, un consejero cristiano de renombre, dice: "Cualquier persona que cree que Dios le garantiza un matrimonio de éxito a cada cristiano va a desilusionarse". El Doctor Dobson relata la siguiente historia:

Un joven a quien yo aconsejaba, me dijo que despertó a media noche con una fuerte impresión de que Dios quería que se casara con cierta señorita. No eran novios y apenas se conocían.

Al otro día le habló a la señorita por teléfono y le dijo del mensaje que supuestamente Dios le había dado durante la noche. La chica pensaba que no debía discutir con Dios, así que aceptó la proposición matrimonial. Han estado casados por siete años, ¡y han luchado para sobrevivir desde el día de la boda! (1)

Recuerda, Dios se interesa completamente en la persona que tú escojas como pareja, y quiere dirigirte en esta decisión de tanta importancia.


4

Elige sabiamente

Debes buscar a Dios para que te guíe al escoger a tu pareja, y debes utilizar el sentido común y la sabiduría que El te ha dado. A continuación hay algunas cosas que te ayudarán a tomar la decisión correcta:

  • Debes saber qué estás buscando.

Algunas personas creen que sólo serán felices con la persona que es más atractiva, más inteligente o más encantadora en el mundo. Pero enfrentemos la realidad: las posibilidades de que tú encuentres a la persona perfecta son nulas. Pero sí puedes encontrar a la persona que es correcta para ti. El amor verdadero se encuentra en la persona que te "complementa"—la persona que sientes que te pertenece.

Si deseas que tu matrimonio sea una experiencia emocionante y feliz, como Dios lo desea, asegúrate de que tú seas cristiano y que tu pareja también lo sea. Muchas personas no comprenden lo que significa ser cristiano. Creen que cualquier persona que asiste a la iglesia e intenta vivir una vida decente es cristiano. Pero no es así.

De acuerdo a la Biblia, un cristiano es aquel que se ha dado cuenta que es pecador y que ha recibido a Jesucristo como su Salvador. No hay un término medio—una persona o ha recibido a Cristo, o no lo ha recibido. La Biblia dice: "El que tiene al Hijo, tiene la vida; El que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida"
(1 Juan 5:12).

Como ya hemos dicho, nunca es la voluntad de Dios que un cristiano se case con una persona incrédula. Cualquier cristiano que deliberadamente desobedece el mandamiento claro de Dios al tener novio o novia incrédulo, y después casarse con esa persona incrédula, puede esperar consecuencias desastrosas.

¿Es Cristo el centro de tu vida? ¿Es el centro de la vida de tu amado?
  • "Pero, ¿qué tal si no sé si mi novio es cristiano o no?"

Si él es una persona que conoces bien, y tú no estás segura si es cristiano o no, lo más probable es que no lo sea. Por lo menos, no es la clase de cristiano que tú querrás tener como pareja.

No es suficiente que busques a alguien que simplemente sea cristiano. Necesitas buscar a alguien que verdaderamente haya entregado su vida a Jesucristo—alguien que ha hecho a Cristo el centro de su vida.

Tanto el esposo como la esposa necesitan ver la importancia de darle a Cristo Su lugar en su hogar. La Biblia dice:

"Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican". Salmo 127:1

  • Ten cuidado de la intimidad física.

La intimidad física, o las caricias, incitan las pasiones sexuales y "ciegan" a los que están involucrados. Esto ha hecho que muchas parejas cometan errores que les afectan para el resto de sus vidas. Se casaron, pensando que tenían amor verdadero, pero entonces descubrieron, demasiado tarde, que lo único que tenían era atracción sexual. No cometas ese error.

  • Asegúrate que se conozcan de verdad.

Todos podemos ser grandes actores—especialmente cuando tratamos de impresionar a alguien. Por extraño que parezca, es posible que tengas un novio por varios años, te cases y después descubras que realmente no conocías a la persona con la que te casaste.

Jueguen juntos

Para evitar el error de casarte con alguien que no conoces bien, pasen tiempo de calidad el uno con el otro en distintas situaciones.

Jueguen juntos. Es posible que descubras una tendencia al egoísmo en otra persona al jugar juntos—algo que no habías notado. ¿Sabe perder sin enojarse? ¿Se molesta cuando las cosas no salen a su manera? ¿Se burla de ti cuando él va ganando, pero se enoja si los papeles se cambian?

Trabajen juntos

Trabajen juntos. Fíjate cómo la persona reacciona bajo varias condiciones. ¿Continúa trabajando hasta terminar, o se da por vencido cuando se topa con problemas? ¿Es alegre bajo circunstancias difíciles? ¿Es amable con los demás?

Adoren a Dios juntos.

Piensen juntos. Tengan unas discusiones muy profundas para que ambos aprendan lo que el otro piensa sobre asuntos importantes. ¿Qué prioridades tiene en la vida? ¿Maneja su dinero sabiamente? ¿Qué son sus metas en la vida?

Adoren a Dios juntos. Debes poder ver en la otra persona cualidades de una persona que ama sinceramente a Dios. ¿Es verdadera su fe? ¿O finge para impresionar a los demás?

Una joven esposa se lamentaba porque su esposo no dirigía ningún devocional familiar. Le confió ese dolor a su pastor. El le preguntó: "¿Oraban juntos durante el noviazgo?" Ella admitió que no lo habían hecho. Dijo: "Supongo que muy dentro de mí sabía que Arturo no era un cristiano fuerte. Mentalmente le otorgué cualidades que no tenía". (2)

La relación más fuerte y duradera entre dos personas es una donde ambos son cristianos, donde ambos están creciendo espiritualmente y donde ambos están decididos a seguir a Dios y cumplir Su voluntad. Cuando tú y tu pareja se acercan más a Dios, también se acercan más el uno al otro. ¡Ese es el mejor amor!

  • Apréciense el uno al otro.

Existe una cualidad que es muy importante y que su relación debe tener: deben apreciarse el uno al otro. Apreciar a una persona significa respetarla— ponerle un valor muy alto.

En un matrimonio feliz, debe haber un aprecio mutuo entre el esposo y la esposa. Cada uno respeta y valora mucho al otro.

  • No escojas demasiado pronto.

De nuevo queremos enfatizar el hecho de que el tiempo es tu mejor amigo para decidir si realmente son el uno para el otro. No te apresures al matrimonio.

Toma todo el tiempo que necesitas para estar seguro que has escogido a la persona correcta, pero no te comprometas para el matrimonio hasta que estés preparado para casarte pronto. Un noviazgo largo y un compromiso matrimonial corto es mejor que al revés. Si van a esperar más de un año antes de casarse, entonces esperen antes de comprometerse.

5

Busca la bendición de Dios
en tu compromiso matrimonial

Es un tiempo emocionante cuando encuentras a la persona correcta y se comprometen para el matrimonio. Pero también es un tiempo peligroso porque enfrentarán tentaciones especiales.

Muchas parejas que han evitado las relaciones sexuales durante el noviazgo suelen empezar a tener relaciones sexuales después de comprometerse para el matrimonio. Razonan: "Después de todo, planeamos casarnos. Si tenemos cuidado de que no nos descubran y evitamos el embarazo, ¿por qué debemos esperar?"

Este razonamiento es equivocado. El compromiso NO es lo mismo que el matrimonio. Los compromisos suelen romperse. Quizás nunca te cases con la persona con quien te comprometes.

Si terminan su compromiso, el hecho de haber tenido relaciones sexuales hará que el rompimiento sea más doloroso. Además, ¿cómo te sentirás cuando conozcas a tu "único amor" más adelante? ¿Cómo le dirás la verdad? Si no le dices, ¿qué sucederá si se entera por boca de otra persona? Una cosa es segura—te lamentarás por no haberte guardado para la persona con quien pasarás el resto de tu vida.

Supongamos que sí te casas. Tu luna de miel debe ser el tiempo más emocionante de tu vida. Pero, ¿lo será para ti? De ninguna manera. El hecho de haber tenido relaciones sexuales antes del matrimonio destruye la hermosura y lo asombroso del lecho matrimonial.

Si tú tienes relaciones sexuales antes del matrimonio, descubrirás que causa más problemas y distrae más de tu capacidad de disfrutar las relaciones sexuales con tu pareja después del matrimonio.

Así como una computadora es programada por la información que le metes, tú eres "programado" por los sentimientos que se asocian con las cosas que haces. Las primeras impresiones tienen un poder especial y se recuerdan por largo tiempo. Los sentimientos que tú tienes la primera vez que haces algo se quedan grabadas permanentemente en tu mente.

Cuando tú tienes relaciones sexuales antes de casarte, seguramente habrá sentimientos de culpa, miedo y pérdida de auto-estima. Esto es verdad tanto en el hombre como en la mujer, pero especialmente en la mujer. Se siente culpable, porque sabe que está haciendo algo malo. Hay un sentir de pérdida de auto-estima porque no está viviendo de acuerdo a sus normas altas. Y existe un temor por la posibilidad de dos cosas: (1) de quedar embarazada o (2) de ser descubiertos en el mismo acto de las relaciones sexuales.

Estés o no estés comprometido para casarte, cada vez que tengas relaciones sexuales sentirás cierta culpa, temor y pérdida de auto-estima. Aunque no te des cuenta, estás siendo "programado" para asociar las relaciones sexuales con esos sentimientos negativos.

Supongamos que después de eso te casas y la relación llega a ser legal. Ahora no existe ninguna razón para tener esos sentimientos negativos cuando tienes relaciones sexuales. Así que, en tu luna de miel puedes olvidar toda la culpa, el dolor y la vergüenza y empezar a disfrutar libre y perfectamente las relaciones sexuales sin inhibiciones. ¿Verdad?

¡DE NINGUNA MANERA! Descubrirás que esos sentimientos de culpa, temor y vergüenza siguen estando presentes cuando tienes relaciones sexuales. Ya has sido "programado" para asociar esos sentimientos malos con las relaciones sexuales, y cada vez que tengas relaciones sexuales, esos sentimientos de temor, culpa y vergüenza regresarán para atormentarte.

Aún después de muchos años de matrimonio, será imposible que te des completa y libremente a tu pareja. Este es un precio terrible que se paga por unos pocos momentos de relaciones sexuales prematrimoniales.

La Manera de Dios es hermosa

La voluntad de Dios siempre es lo mejor para ti.

Un matrimonio satisfactorio con alguien que amas profundamente es uno de los regalos más preciosos que Dios te puede dar. Si crees que has encontrado a tu pareja para toda la vida, cuida lo sagrado de tu relación así como cuidarías un tesoro valioso, porque es exactamente eso.

Abstenerte antes del matrimonio te prepara para una boda preciosa. Al pararte delante de un Dios santo y comprometerte a tu pareja para toda la vida, te darás cuenta, como nunca antes, que tu virginidad es el regalo más precioso que puedes ofrecerle a tu amado. Esto es cierto tanto para los muchachos como para las muchachas. Si te has guardado puro, estarás contento de que guardaste ese don precioso para la persona con la que pasarás el resto de tu vida.

Cuando llegue el momento de que se entreguen el uno al otro en amor sexual, habrá una entrega total sin culpa, temor o vergüenza. Comprenderás como nunca antes que la voluntad de Dios es lo mejor para ti, sin lugar a dudas. Dios siempre desea lo que es mejor para nosotros.

Cuando tú y tu pareja se hagan uno en la carne, estarán conscientes de la aprobación de Dios. Estarán cumpliendo lo que Dios planeó para el matrimonio, y Dios se agradará en ese acto. Sus hijos estarán experimentando el amor total con toda su hermosura, fervor y pureza, así como El lo planeó.


Yo soy Dios •	No te turbes •	No te preocupes •	¡Sólo confía en Mí!

 

Todos anhelan entregarse completamente a alguien…tener una relación íntima…ser amado de manera total y exclusiva.

Pero Dios le dice al cristiano:

"Primero debes aprender a sentirte satisfecho, completo y feliz al ser amado sólo por Mí…al entregarte a ti mismo de manera total y sin reservas a Mí…teniendo una relación intensamente personal y única conmigo, descubriendo que sólo en mí puedes encontrar tu satisfacción. Después de aprender esto, podrás tener la relación humana perfecta que tengo planeada para ti.

Nunca podrás unirte con otro ser humano hasta que te unas conmigo—de manera exclusiva, sin cualquier otra persona o cosa—de manera exclusiva, sin cualquier otro deseo o anhelo.

Quiero que dejes de hacer planes, que dejes de anhelar y que me permitas darte el plan más emocionante que existe—uno que tú no te puedes imaginar.

Deseo que tengas lo mejor. Por favor permíteme darte eso. Simplemente debes seguir con tus ojos fijos en mí, esperando las cosas más grandes... continúa experimentando la satisfacción que yo te doy.

Sigue escuchando y aprendiendo las cosas que yo te digo. Sólo espera.

Eso es todo.

No te turbes.

No te preocupes.

No mires las cosas que otros han obtenido o las cosas que yo les he dado. No mires las cosas que crees desear. Sigue mirándome a Mí, porque de otro modo, te perderás lo que deseo mostrarte.

Y luego, cuando estés listo, te sorprenderé con un amor mucho más maravilloso de lo que cualquiera de ustedes haya soñado. Verás, hasta que estés listo y hasta que la persona que yo he escogido para ti esté lista (porque estoy trabajando desde ahora para que ambos estén listos en el mismo momento)…hasta que ambos estén satisfechos de manera exclusiva conmigo, y con la vida que he preparado para ustedes, no podrán experimentar el amor que es un ejemplo de su relación conmigo, el cual es el amor perfecto.

Y, amado mío, deseo que tengas este amor tan maravilloso… deseo que lo veas en la carne como un cuadro de tu relación conmigo, y que disfrutes material y literalmente la unión eterna de la hermosura, la perfección y el amor que yo te ofrezco conmigo Mismo.

Debes saber que te amo completamente.
Soy Dios.
Cree y satisfácete.