Amor, Noviazgo y Matrimonio

Lección 6: Cómo decir: “¡No!”

Decir: "No" puede suceder en un parque solitario, pero tiene que nacer en tu corazón mucho antes.

La mayoría de los jóvenes desea y anhela un matrimonio feliz, pero muchas de las decisiones relacionadas con un matrimonio feliz se toman mucho antes de que dos personas digan: "Acepto".

Tu novio o novia y las cosas que haces con él o ella influirán mucho en la calidad de tu vida después del matrimonio.

Le preguntaron a una persona reconocida que escribe consejos sobre las relaciones entre chicos y chicas por qué dirige la mayor parte de sus consejos sobre las relaciones sexuales a las chicas y no a los chicos. Su respuesta fue breve pero directa—"Porque las chicas son las que quedan embarazadas".

Es un hecho verdadero que las chicas son las que sufren más cuando un noviazgo sale de los límites. Si resulta un embarazo, el cuerpo de la chica es el que cambiará. La sociedad generalmente le echa la mayor parte de la culpa a ella: "Debió cuidarse". Eso nos parece injusto, pero así son las cosas.

Lo que cada señorita debe saber en cuanto a los jóvenes

Hay unas diferencias básicas entre los dos sexos que cada muchacha debe saber.

Hay unas diferencias básicas entre los dos sexos que cada muchacha debe saber. El varón es diferente a la mujer, no sólo físicamente sino también de otras maneras. Básicamente, los hombres son agresivos y tienen deseos sexuales muy fuertes. Las mujeres, por naturaleza, suelen ceder o someterse.

Los muchachos se excitan rápidamente. Sus deseos sexuales se despiertan rápidamente y no siempre están relacionados con el amor. Cuando un muchacho dice: "Te amo", quizás quiera decir simplemente: "Quiero tener relaciones sexuales contigo". El deseo sexual NO es evidencia del amor verdadero.

Por otro lado, las muchachas tienen la tendencia de pensar en el amor en términos de sus sentimientos románticos. Una chica anhela que alguien con brazos fuertes la abrace, la ame y la cuide. Ella no está pensando principalmente en las relaciones sexuales. La muchacha típica de ninguna manera desearía tener relaciones sexuales con un joven al menos que estuviera convencida que ella lo ama y que él la ama. Pero no es siempre así con los muchachos. Un joven puede desear tener relaciones sexuales con una chica sin que le importe como persona.

Se ha dicho que una chica se entregará sexualmente para conseguir amor, y un chico entregará su "amor" para conseguir relaciones sexuales. Las chicas necesitan comprender que no pueden conseguir amor verdadero al entregarse sexualmente. La clase de "amor" que da un muchacho para conseguir relaciones sexuales NO es amor verdadero.

Supongamos que Dámariz salga a pasear con Luis y que le guste mucho. Van a un lugar solitario y él empieza a hacer avances muy fuertes. Le dice cuánto la ama. Empieza a respirar de manera agitada y sus manos andan vagando. Ella no necesita leer un libro para darse cuenta de lo que él tiene en mente.

iEI deseo sexual NO es una evidencia del amor verdadero!

Si ella no conoce los hechos reales de la vida, quizás piense algo así: "Luis desea tener relaciones sexuales conmigo. Yo no desearía tener relaciones sexuales con alguien sin amarle, así que sin duda Luis me ama".

¡Un momento, Dámariz! No te adelantes con ese razonamiento. El deseo sexual por sí solo NO es evidencia ni muestra del amor verdadero.

La mayoría de los jóvenes sabe que una chica no accederá al menos que esté convencida que él la ama. Así que Luis aprovecha esa frase: "Te amo, Dámariz, y siempre te amaré. Quiero que tú seas mi única novia. Un día nos casaremos". Es mejor que Dámariz no se deje engañar por esas palabras. Debe guardar su corazón.

Debes saber distinguir

Señorita, por el bien de tu futuro, DEBES saber distinguir entre el amor verdadero y el amor falso que puede ser simplemente lujuria o atracción sexual.

El amor verdadero—la clase de amor sobre el cual se puede construir un matrimonio— no es egoísta. Desea lo que es mejor para la otra persona. Está dispuesto a esperar y sacrificarse.

El amor falso, o la lujuria, por otro lado, es completamente egoísta. Desea la satisfacción inmediata, pese a las consecuencias para la otra persona.

Supongamos que tú salgas a pasear con un muchacho y él te diga: "Te amo de verdad. Si tú me amas, demuéstramelo". Al decir esto, él quiere decir: "Demuestra que me amas entregándote sexualmente a mí".

¿Te ama realmente? No, ¡no te ama! Si realmente te amara, él desearía lo que es mejor para ti. Pero, por el contrario te está pidiendo que:

Entregues tu pureza...
Cometas un pecado terrible....
Pierdas el respeto de ti misma...
Dañes tu reputación....
Y te arriesgues a meterte en problemas que podrían arruinar tu vida.

¿Acaso es eso amor verdadero? ¡No, no lo es! Lo que él desea es excitarse a costa tuya. Un muchacho que ama de verdad a su novia desea lo que es mejor para ella, y preferiría cortarse el brazo derecho antes de hacer algo que la lastime a ella.

¿Qué tienen de malo las caricias íntimas?

Al decir "caricias íntimas" me refiero a tocar el cuerpo de otra persona de manera promiscua. Esto incluye los abrazos, los besos, las caricias e incluso la exploración de las partes más eróticas de los cuerpos del uno y del otro. No incluye el acto sexual.

Muchos jóvenes y señoritas se involucran en las caricias íntimas, y no les parece que sea nada malo, porque ninguno de los dos tiene intenciones de llegar a las relaciones sexuales. Pero casi siempre terminan haciendo lo que no tenían intenciones de hacer. ¿Por qué? Porque no comprendían "la ley de los rendimientos decrecientes" con referencia a lo sexual.

¿Cuál es "la ley de rendimientos decrecientes"? Simplemente es: Lo que te satisface ahora en el área de la estimulación sexual, no será suficiente satisfacción más adelante.

La primera vez que un muchacho le toma la mano a una muchacha, ¡es una sensación emocionante! El se siente totalmente satisfecho—por un tiempo. Después de un tiempo, él deseará seguir con algo más emocionante. A esas alturas, quizás un beso sencillo provea la nueva emoción que él busca. Sin embargo, después de poco tiempo, él buscará un beso más íntimo o cierta clase de caricia.

Tanto los jóvenes como las señoritas necesitan comprender esto con referencia a las caricias: Lo que te satisface ahora, no te satisfará más adelante. Entre más hagas, más desearás.

Los que son novios por un período largo de tiempo, casi siempre se vuelven más y más íntimos. Tienen la tendencia de iniciar cada "sesión de caricias" donde terminaron la última vez. Pronto se involucran sexualmente y dicen: "Nunca fue nuestra intención llegar hasta ese punto". No creas que eso no te puede suceder a ti. Aun el acero se derrite si es expuesto a temperaturas suficientemente altas por un tiempo suficientemente prolongado.

Cómo decir: "No"

Hemos dicho que los muchachos se excitan rápidamente. Las muchachas se excitan más lentamente. Esta característica creada por Dios es la protección de las señoritas—les permite poner un alto cuando las cosas corren peligro de salirse de los límites.

Por si acaso tú no sabes cuáles son "los límites", los límites son cuando las manos del joven empiezan a recorrer tu cuerpo. Cuando eso sucede, él está intentando excitarte sexualmente. Si tú permites que él continúe, despertará sensaciones en ti que no podrás controlar.

Con algunos muchachos, el simple hecho de quitar su mano vagabunda callada pero firmemente, diciendo: "Por favor, no hagas eso", será suficiente para dejar en claro tú mensaje. Con otros muchachos, quizá sea necesario darle una bofetada en la cara. Si un joven no acepta tu "No", insiste cortésmente que te lleve a casa—INMEDIATAMENTE.

Correrá la voz entre los muchachos que tú NO eres esa clase de chica. Sin duda, eso causará que algunos muchachos (la clase que no debes tener como novio) dejen de interesarse en ti. Pero a la misma vez, podría crear un nuevo interés de parte de otros (la clase que sí debes tener). Algunas veces podría parecer que no es así, pero sí hay jóvenes buenos que buscan a muchachas buenas y puras.

Si de verdad se aman, las relaciones sexuales no son necesarias para tener una relación satisfactoria. Hay muchas maneras de expresar amor.

ella sonriendo miró su rostro, puso un dedo sobre su barba

Al caminar por un recinto universitario una noche...me encontré con una pareja muy enamorada. Al llegar cerca del complejo de dormitorios de chicas, vieron que había mucha gente en la entrada. La pareja no quería hacer su despedida muy obvia a los demás. Cuando se acercaron más, ella sonriendo miró su rostro, puso un dedo sobre su barba y de manera muy dulce y personal, dijo: "Fue una tarde muy agradable. Me gustas mucho".

Al entrar ella corriendo al dormitorio, él se dio media vuelta y se fue con una mirada tan llena de satisfacción que yo sabía que él no se daba cuenta qué se había perdido. Incluso, era evidente que no se había perdido de nada verdaderamente importante. Ella le había dicho todo lo que un joven desea escuchar de su novia. Ella le dijo que disfrutaba estar con él, que había pasado un rato agradable y que le gustaba mucho—y se lo dijo de manera muy especial. (1)

Claro está, ¡esa chica no se la pasaba tocando la barba de todos los muchachos! El gesto fue importante para él, porque sabía que era sólo para él y le demostraba que él era especial para ella.

Joven, recuerda que Dios desea que tú tomes el liderazgo en estos asuntos. Tú debes tomar tu parte de la responsabilidad. No obligues a tu novia a decir: "No". Trátala como tú deseas que otro joven trate a la muchacha con la que un día te casarás.

Algunas veces quizá sea necesario que le expliques a tu novia algunas cosas. Muchas chicas no tienen idea de cuantas cosas ellas hacen que excitan sexualmente a los muchachos.

Fernando y Gina se querían mucho. Habían sido novios por mucho tiempo cuando Fernando decidió hablar con Gina. Le dijo algo como esto: "Te amo mucho, tanto así, que te quiero a mi lado para siempre. Pero cuando te sientas sobre mis piernas, mis emociones son casi incontrolables. Así que toma asiento en una silla para que podamos cenar a gusto".

Al hablar así, Fernando estaba tomando su parte de la responsabilidad en su relación. (2)

Detener los avances sexuales cuando ya están avanzando rápidamente no es fácil, pero sí se puede lograr. Una señorita puede decir: "Tengo hambre. Vamos a algún lugar para cenar". Una muchacha me dijo que cuando las cosas se pusieron demasiado intensas en una ocasión, ella encendió el auto y le dijo a su novio: "Si no manejas tú, manejaré yo". Otra chica me dijo que en una emergencia empezó a decir de memoria Juan 3:16.

Si tú eres cristiano, puedes decir: "Tal vez parece que estamos solos, pero no lo estamos. Jesucristo está aquí con nosotros ahora mismo. No quiero hacer nada que le haría sentir vergüenza de mí".

Decide ahora que dirás: "No"

Quizás tengas que decir: "No" en un parque solitario, pero la decisión tiene que suceder en tu corazón mucho antes. Las tentaciones sexuales sin duda llegarán tanto para muchachos como para muchachas. Debes prepararte desde ahora para tales situaciones.

Tarde o temprano probablemente estarás con alguien del sexo opuesto que te dirá que desea tener relaciones sexuales contigo, o que te permitirá tener esa experiencia. Cuando eso suceda, tus emociones quizás estén excitadas y tal vez no tengas mucho tiempo para decidir cómo reaccionar. Debes decidir de ante mano qué harás en una situación similar.

Prepárate ahora para esa situación. Decide ahora que deseas tener amor precioso en tu vida, no sexo barato. Decide ahora que vas a guardarte para tu cónyuge matrimonial.

Cuando llegue el momento de decir: "No", dilo con firmeza y como tu última palabra. No puedes decir un "tal vez" en esta situación. Nunca debes permitir que alguien te presione para hacer algo que no deseas hacer, o algo que sabes que no debes hacer. No es cuestión simplemente de un noviazgo; es todo tu futuro. Tu felicidad futura depende en gran manera de tú decisión de mantenerte puro o pura para la persona con la que un día te casarás.

Dile claramente a tu novio o novia que no piensas tener relaciones sexuales con nadie antes de casarte... ¡Punto y aparte! Dile a tu novio: "Un día me casaré, y entonces las relaciones sexuales serán como Dios quiere que sean. Pero mientras tanto no voy a echar a perder las cosas".

"Pero no quiero perderlo".

Las chicas continuamente se enfrentan a situaciones como ésta: "Mi novio está tratando de convencerme que tenga relaciones sexuales con él. Sé que no debo, pero tampoco quiero perderlo".

Señorita, quizás tú piensas que la mejor manera de no perder a tu novio es permitirle que haga contigo lo que él quiera, pero existen miles de muchachas que te podrían decir por experiencia propia que no funciona así. La mayoría de las veces, cuando una chica, sabiendo que no es correcto, permite que su novio tenga relaciones sexuales con ella, termina perdiendo tanto su pureza como a su novio.

Puede ser que una muchacha nunca entienda por qué su novio la dejó después de que ella accedió

Puede ser que una muchacha nunca entienda por qué su novio la dejó después de que ella accedió y permitió que él hiciera precisamente lo que le había estado rogando. Pero la razón es sencilla: Para muchos varones, la emoción es la conquista. Después de que ha logrado conquistar a la muchacha, pierde interés en ella, y busca otro reto. La pobre chica se queda atrás, intentando volver a armar el rompecabezas de su vida de la mejor manera.

Hay otra razón por la que un muchacho deja a su novia después de que ella cede. Deja de respetarla. Muchas veces un muchacho convence a su novia que tenga relaciones sexuales con él, lo cual le satisface por un tiempo. Pero después la novia llega a ser "fácil" a sus ojos, y con el tiempo se siente atraído por otra chica con normas más elevadas.

Señorita, decide ahora que dirás: "No" a las relaciones sexuales antes del matrimonio, aunque eso quiera decir que pierdas a algún novio que te guste mucho. Dile francamente a tu novio: "Creo que te gustaré más y me respetarás más si nuestra relación sigue como hasta ahora. De cualquier modo, no me voy a arriesgar a tener relaciones sexuales antes del matrimonio".

Cualquier joven decente debe respetarte por tener normas altas y apegarte a ellas. Si pierdes a tu novio por tus normas, sabrás que lo que él quería era relaciones sexuales—no el amor.

Enfrentemos la realidad, chicas, hay muchachos que dejarán a sus novias si no se acuestan con ellos. Pero si un muchacho te deja a ti por decir: "No" a las relaciones sexuales antes del matrimonio, puedes estar segura que él NO es el hombre que Dios ha escogido para ti. Quizás te guste mucho, pero no es el único joven en el mundo. Dios tiene muchos jóvenes—¡y tiene al indicado para ti!

¿Tienen también los muchachos la responsabilidad de decir: "No"?

Sí, ¡definitivamente tienen la misma responsabilidad! Algunos jóvenes creen que existe una norma para las chicas y otra norma para ellos. Pero no hay dos normas ante los ojos de Dios. El espera la misma pureza de los muchachos que de las muchachas. No puedes violar las leyes de Dios sin sufrir las consecuencias. Esto es lo que escribió un joven:

Tengo 16 años. Tengo un problema serio. Le hice el amor a una muchacha de 16 años a quien amo de verdad. Me avergüenzo de mi pecado. Mis padres son cristianos y se esforzaron por criarme bien. Ellos están abrumados...perdí a la única persona que jamás amé por eso de hacer el amor antes del matrimonio.

Si tan sólo tuviera una segunda oportunidad.

Susana dice que me ama, pero mis padres piensan que ella no es una buena muchacha, sólo porque hicimos el amor. Para ser honesto, fue la primera vez para los dos.

Estoy muy herido y también Susana está muy herida. No sé que hacer...Amo a esa chica y no quiero perderla...

Si tan sólo tuviera una segunda oportunidad.

Algunas veces no es el joven el que insiste—puede ser una chica "fácil" que anda en busca de relaciones sexuales. Joven, si te involucras con una chica como esa, prepárate para una vida de miseria, porque seguramente la tendrás.

Una persona sabia es una persona que puede prever las consecuencias de sus acciones y se comporta teniendo eso en mente. Si tú eres sabio, aprenderás a decir: "No"

"¡No!" a tus deseos y pasiones.

"¡No!" a la chica "fácil" que no tiene normas o moralidad.

"¡No!" a los amigos que quieren que hagas cosas que te avergonzarán.

Claro, tienes deseos sexuales fuertes, pero tú puedes controlarlos. No tienes que permitir que tus deseos te controlen a ti.

El hombre que se conquista a sí mismo y que conquista sus pasiones llega a ser fuerte y noble. Algún día será un buen esposo para una mujer. Ella podrá confiar en él porque sabrá que él sabe controlarse. Y él le dará gracias a Dios porque no jugó con las relaciones sexuales antes del matrimonio.

La mejor manera de decir: "No"

La mejor manera de decir: "No" a las relaciones sexuales antes del matrimonio es decirle: "No" a las caricias íntimas. Las caricias íntimas no son satisfacción sexual: simplemente son estimulación sexual. No satisfacen. Entre más caricias íntimas recibas, más caricias íntimas vas a desear.

Decirle “No” a las caricias íntimas

La mayoría de los jóvenes que se involucra sexualmente no tenía intenciones de llegar a eso. Los consejeros en todas partes escuchan los mismos lamentos: "¡En verdad! ¡No pensábamos llegar hasta eso!" Es verdad, no tenían intenciones de llegar hasta las relaciones sexuales, pero empezaron con las caricias íntimas y finalmente sus pasiones los vencieron.

Para estas alturas, tú debes haber decidido firmemente que no vas a tener relaciones sexuales antes del matrimonio. También debes decidir evitar las caricias íntimas.

Si no tienes intenciones de tener relaciones sexuales, entonces no tiene sentido estimular el fuego de la pasión, esperando que de alguna manera podrás detenerte antes de tener relaciones sexuales.

Dios desaprueba las caricias íntimas entre novios. A fin de cuentas la pregunta es esta: ¿Deseas obedecer a Dios o desobedecerlo?

Los Pretextos

A continuación vamos a analizar algunos de los pretextos más frecuentes que utilizan los jóvenes para convencer a sus novias que tengan relaciones sexuales.

"Todos lo hacen".

Esto simplemente no es cierto. No TODOS lo están haciendo. Seguro, existen muchos jóvenes que se están involucrando con las relaciones sexuales. Pero también es cierto que en cada escuela y comunidad hay muchos que se están absteniendo. Si tú decides ser del segundo grupo, tendrás mucha compañía.

Jóvenes y señoritas, no permitan que las burlas ni las intimidaciones sirvan para convencerlos que hagan lo que bien saben que no deben hacer.

Una chica acudió a un consejero cristiano llorando. Dijo: "Siempre he deseado esperar al joven con el que Dios quiere que me case, pero no se puede imaginar las presiones. Una de mis amigas se rió de mí el otro día porque sigo siendo virgen".

El consejero le dijo: "Mira, tú tienes que vivir tu vida y tu amiga la suya. Te deberías reunir con ella en diez años para ver quien sale ganando".

"Nos vamos a casar lo más pronto posible".

Muchas muchachas han caído ante esta promesa. Y siguen cayendo. La mejor respuesta es esta: "Si deseas hablar del matrimonio, primero pídele mi mano a mis padres".

"No puedo controlar mi deseo".

¡Vaya! No creo que te gustaría casarte con alguien que hace las cosas simplemente "porque no puede controlar sus deseos". Diga lo que diga tu novio, recuerda que tener relaciones sexuales nunca es una emergencia. ¡Tu novio no sufrirá daño alguno si se abstiene! Dile que corra por unos minutos.

"Si me amaras, tendrías relaciones sexuales conmigo".

Cualquier muchacha que cede a su novio para "demostrar" que lo ama, está a punto de una gran desilusión. Lo único que va a demostrar es que no tuvo el sentido común y el control suficiente para decir: "No".

Como hemos dicho antes, si de verdad se aman, las relaciones sexuales no son necesarias para satisfacer su relación. Hay muchas maneras de expresar amor. Si tu novio insiste que las relaciones sexuales son necesarias, debes buscarte otro novio.

"Sólo una vez".

Hacer algo malo, aunque sea una sola vez, sigue siendo malo. Tu virginidad es algo precioso. Puedes entregársela solamente a una persona y solamente una vez. Guárdala para la persona indicada y para el momento correcto. Esa persona es tu cónyuge, y el momento es la noche de tu boda.


La pureza es poder

Jóvenes y señoritas, recuerden esto: No tienes que dar una respuesta apropiada para cada argumento que alguien te da. El hecho de que no deseas hacer algo es suficiente motivo para no hacerlo. Si crees que es malo, es malo para ti aunque otros lo estén haciendo.

No tiene nada de bueno la inmoralidad. No sólo es malo, sino que no tiene sentido. Causa que pierdas tu auto-respeto y daña tus posibilidades de tener un matrimonio feliz.

Por otro lado, ¡la pureza es hermosa! La pureza es poder. Muestra que una persona tiene carácter, auto-respeto y valor. Todos saben que se requiere de más valor para ser firme en tus convicciones que para seguir la corriente.

El camino de Dios es el mejor

Debemos ver esto: La voluntad de Dios es lo mejor para nosotros. Dios siempre desea lo que es mejor para nosotros. Cada mandamiento que dice: "No harás" es una expresión de Su amor. El piensa en lo que es mejor para ti. Dios no inventa reglamentos para impedir que disfrutemos la vida; nos provee de reglamentos para que sí podamos disfrutar la vida al máximo por el período de tiempo más largo posible.

Escoger la voluntad de Dios y Su camino no siempre será fácil, pero siempre vale la pena. Una jovencita llamada Julijanna escogió la voluntad de Dios y el camino de Dios en su vida. A sus amigas les parecía que ella se estaba perdiendo de los placeres juveniles. Pero Julijanna tuvo su recompensa. Después una amiga escribió:

Julijanna no siguió el camino del pecado durante su juventud. Decidió quedar sola en lugar de acompañarnos a los bailes y a las fiestas donde había gran pecado e inmoralidad.

Ahora miren a Julijanna. Tiene una vida maravillosa y un esposo fantástico que la ama profundamente. Ella es feliz hasta el alma. Julijanna está disfrutando del fruto de su vida de obediencia. (3)

HECHO #1

Es más probable que los novios que tienen relaciones sexuales prematrimoniales terminen su noviazgo antes de casarse que las parejas que se abstienen.

La señorita que está pensando ceder a su novio para no perderlo tendrá más probabilidades de conservarlo si no cede.

HECHO #2

Muchos hombres y mujeres no desean casarse con alguien que ha tenido relaciones sexuales con otra persona.

Puesto que esto es verdad, ser virgen aumenta en gran manera las probabilidades de que alguien te escoja como pareja.

HECHO #3

Los que no han tenido relaciones sexuales antes del matrimonio suelen tener matrimonios más felices que los que sí han tenido relaciones sexuales antes de casarse.

No cabe duda que las probabilidades de ser feliz en tu matrimonio definitivamente mejoran si esperas hasta casarte para tener relaciones sexuales.

HECHO #4

Es más probable que los que tienen relaciones sexuales antes del matrimonio se separen o divorcien después del matrimonio.

Entre más relaciones sexuales prematrimoniales hayan tenido los individuos, es más grande la posibilidad de que se divorcien.

HECHO #5

Es más probable que las personas que tienen relaciones sexuales antes del matrimonio cometan adulterio después de casarse.

De nuevo, entre más relaciones sexuales prematrimoniales haya tenido una persona, es más probable que él o ella cometa adulterio.

HECHO #6

Es más probable que los que tuvieron relaciones sexuales antes del matrimonio se casen con la persona equivocada.

Las relaciones sexuales pueden cegarte. Quizás pienses que has encontrado el amor verdadero, cuando en realidad lo único que los ha mantenido unidos son las relaciones sexuales.

HECHO #7

Es menos probable que las personas que han tenido relaciones sexuales prematrimoniales tengan satisfacción total con su vida sexual después del matrimonio.

HECHO #8

Tener relaciones sexuales antes del matrimonio puede hacer que termines con un matrimonio malo.

Muchas veces los novios creen que su relación es muy seria y que pronto se casarán, así que empiezan a tener relaciones sexuales. Después, tienen dudas en cuanto a casarse, pero se sienten obligados a casarse de todos modos porque ya han tenido relaciones sexuales. Su sentir de culpa los obliga a unirse en un mal matrimonio.

HECHO #9

Tener relaciones sexuales antes del matrimonio suele arruinar las relaciones sexuales después del matrimonio.

La culpa, el temor y la falta de auto-estima asociados con las relaciones sexuales antes del matrimonio continuarán afectando las relaciones sexuales de la pareja después del matrimonio.

(Tomado de Sex, Love, or Infatuation: How can I really Know?, escrito por el Dr. Ray Short. © Ausburg Publishing House, páginas 83-93.)